alberto fujimori

Miles marchan en Lima contra posible indulto de Fujimori

Miles de personas marcharon el viernes en las calles del centro histórico de Lima para oponerse a la posibilidad de que se concediera el indulto al ex presidente Alberto Fujimori (1990-2000), condenado a 25 años de cárcel por crímenes de lesa humanidad.

Los manifestantes, entre ellos miembros de organizaciones sociales y políticas, universidades y sindicatos, corearon “el indulto es una burla” en referencia a la promesa que hizo el presidente peruano Pedro Pablo Kuczynski durante su campaña electoral de no indultar al ex líder y padre de Keiko Fujimori, a quien se enfrentaba.

También se sumaron a la marcha familiares de las víctimas de las masacres de Barrios Altos y La Cantuta, por las cuales Fujimori fue sentenciado a prisión.

Veronika Mendoza, dirigente del partido de izquierda Frente Amplio, dijo a EFE que participó en la marcha “para recordar al Sr. Kuczynski que Fujimori es culpable de haber robado al pueblo peruano miles de millones, de haber esterilizado a miles de campesinas, de haber dado órdenes de perseguir, torturar y matar a quienes no pensaban como él”.

Mientras los manifestantes iniciaban su marcha por el centro de Lima, Fujimori fue trasladado de la cárcel a una clínica en Lima después de sufrir una “descompensación”, dijo el ex congresista Alejandro Aguinaga, médico personal del ex presidente.

Kuczynski dijo el viernes que los médicos evaluarán la salud de Fujimori de 78 años para determinar si se le debe otorgar un “indulto médico”, aunque agregó que no sería un indulto por los crímenes de Fujimori.

Kuczynski también negó que va a discutir el asunto con Keiko Fujimori, líder del partido opositor Fuerza Popular, en su reunión con ella el martes, diciendo que las conversaciones se centrarían en temas de gobernabilidad.

En un tweet en junio, Keiko urgió a Kuczynski a usar sus poderes presidenciales y perdonar a su padre.

Fujimori fue condenado en 2009 a 25 años de prisión como perpetrador indirecto de la muerte de 25 personas en las masacres de Barrios Altos (1991) y La Cantuta (1992), cometidas por el grupo militar encubierto Colina, así como por los secuestros del periodista Gustavo Gorriti y el empresario Samuel Dyer en 1992.